Agility: un deporte para compartir con tu mejor amigo


El agility es un deporte de competición en los que humanos y perros forman equipo. Es una carrera de obstáculos compuesta de saltos, túneles y pasarelas. Los perros y sus guías trabajan en equipo, y el guía ayuda al perro a sortear los obstáculos en el orden correcto.

Algunas personas hacen entrenamiento de agilidad solo por divertirse con su mejor amigo, mientras que otras disfrutan compitiendo en pruebas de agilidad. Durante las pruebas, los equipos de perros y guías compiten para ver quién puede completar la carrera de obstáculos más rápido y con la menor cantidad de errores.

Empieza a entrenar a tu perrito cuando aún es joven

Los perros generalmente comienzan a competir en agility entre las edades de 1 y 2 años. Los cachorros y los perros jóvenes pueden lesionarse saltando obstáculos. Habla con tu veterinario para determinar cuándo tu perro estará listo para intentar los saltos.

De todos modos, puedes y debes comenzar a entrenar a tu perro antes de que tenga la edad para competir. Comienza trabajando en la obediencia básica y enseña a tu cachorro a sentarse, acostarse, venir, inclinarse y quedarse. Tu cachorro también se beneficiará de asistir a clases de entrenamiento donde aprenderán obediencia básica y se acostumbrarán a trabajar con muchos otros perros y personas. Comenzar a entrenar cuando aún son cachorros es lo ideal, pero no imprescindible. Si tan sólo deseas pasar un buen rato con tu mejor amigo, puedes comenzar a entrenar con él en cualquier momento, lo importante es pasarlo bien juntos.

Una vez que tu perro esté listo para comenzar el entrenamiento de agilidad, su mejor opción es encontrar una clase o grupo en tu zona. Hoy en día gracias a internet es posible encontrar facilmente equipos y asociaciones que se dediquen a este deporte que cada día tiene más adeptos. También puedes preguntar a los veterinarios de tu zona, y muchos entrenadores de perros también ofrecen clases. En las clases, podrás presentarle a tu perro los obstáculos sin el coste de comprarlos o construirlos tú mismo.

Introducir obstáculos de contacto

Hay varios obstáculos de contacto, incluido el marco A, el balanceo y el paseo del perro.

El marco en A es una pasarela en forma de cono. Los perros deben poder caminar por la pendiente empinada y bajar por el otro lado.

El paseo para perros funciona como una viga de equilibrio para perros con rampas en cada extremo.

El balanceo es como el que se encuentra en el patio de recreo. El perro debe aprender a cruzarlo mientras la tabla se mueve bajo su peso.

Estos obstáculos se llaman obstáculos de contacto porque hay puntos específicos en uno o ambos lados que su perro debe tocar con al menos una pata. Puedes enseñarle a tu perro a hacer este contacto dejando golosinas en la zona de contacto; tu perro recibirá las golosinas sólo poniendo su pata allí. Asegúrate de practicar esto mientras enseñas cada obstáculo.

Cuando comiences, asegúrate de que los obstáculos se muevan a la posición más baja posible. Pon a tu perro con una correa y dale una orden específica hacia obstáculo, como "Rampa". Muévete rápidamente a medida que se acerca al obstáculo y guía al perro sobre él. Es posible que necesites usar algunas golosinas especiales extra las primeras veces para convencer a su perro de estos obstáculos.

Si tu perro se niega absolutamente a subir, intenta introducir estos obstáculos a la inversa. Nunca obligues a tu perrito a hacer algo que no desea, es importante tener paciencia y conseguir que todo se ejecute de forma positiva y premiando las ejecuciones correctas y los pequeños avances. Mantén un ambiente positivo y optimista. Una vez que tu perro domine los obstáculos de contacto, estará ansioso por hacerlo una y otra vez.

Enseñar saltos

Con el comando Jump, puedes hacer saltar a tu perrito
Con el comando Jump, puedes hacer saltar a tu perrito

 

Una vez que tu veterinario dice que ya ha llegado el momento, puedes comenzar con los saltos. No comiences demasiado alto. Para perros de raza grande y mediana, mantenga la barra a unos 2 centímetro del suelo. Para razas más pequeñas, puedes comenzar con la barra en el suelo.

Enseña el salto manteniendo a tu perro con la correa para que no pueda sortear el obstáculo. Da un comando específico para cada salto, como "hop". Acércate rápidamente al salto y, en la mayoría de los casos, tu perro saltará el obstáculo. Ofrécele muchas golosinas y elogios. A medida que tu perro gana confianza, puedes aumentar gradualmente la altura de los saltos.

Si tu perro se niega a superar un obstáculo, practica en un pasillo estrecho. Coloca un pequeño obstáculo y pon a tu perro de un lado contigo del otro. tu perro no debería tener a dónde ir sino avanzar sobre el obstáculo saltando. Anima a tu perrito con chuches y un tono de voz alegre. Con un poco de paciencia y refuerzo positivo, tu perro pronto será un saltador seguro. En ocasiones, algunos perros prefieren el juego a las golosinas para perros, si tu perrito es de esos, premiale con una pelota o jugando con él con un mordedor después de cada salto, conseguirás que avance mucho más deprisa en su aprendizaje.

Una vez que tu perro haya aprendido lo básico, es hora de comenzar a enseñarle detalles específicos sobre el agility.

Prueba túneles

Los túneles suelen ser un obstáculo fácil de enseñar. Comienza con un túnel corto que le permita a tu perro ver al otro lado. Ten a alguien en el extremo opuesto listo con algunas golosinas o su juguete favorito. Lleva a tu perro al túnel, dale la orden "túnel" y haz que tu ayudante empiece a llamarlo y a ofrecer golosinas.

Los túneles al principio pueden dar miedo, pero son muy divertidos
Los túneles al principio pueden dar miedo, pero son muy divertidos

Si tu perro duda, puedes arrojar algunas golosinas adentro. La mayoría de los perros llegarán rápidamente al otro lado. A medida que tu perro se sienta cómodo, puedes trabajar hasta túneles más largos y curvos.

Pasar entre postes

Los bastones de slalom son una hilera de bastones en los que tu perro debe 'tejer' dentro y fuera. Esto puede ser un obstáculo difícil de enseñar. Planifica mucha práctica y repetición antes de que tu perro domine esta habilidad.

Para comenzar, escalona los postes para que estén al menos al ancho de los hombros para tu perro. Con una correa, guía al perro a través del canal central entre los palos. Después de haber hecho esto varias veces, acerque gradualmente los palos al centro. Esto obliga a tu perro a doblar un poco su cuerpo para abrirse camino a través del canal central.

Este corgi hace el slalom mejor que cualquier esquiador profesional
Este corgi hace el slalom mejor que cualquier esquiador profesional

Para cuando tenga los palos en la posición correcta, su perro debería haber aprendido el movimiento de flexión necesario para correr en zig-zag alrededor de los postes. El slalom es uno de los obstáculos que más dificultad de aprendizaje tiene, se requieren varias semanas o meses para que un perro aprenda.

Mantenerse en la mesa de pausa

La tabla de pausa es una tabla en la que tu perro debe saltar para realizar una "sentada-estancia" o una "bajada-estancia". La mesa generalmente no es más alta que tu sofá, por lo que no es difícil alentar a tu perro a saltar sobre ella. Por lo general, todo lo que se necesita es acariciar la superficie y usar algunas golosinas para atraer a tu perro.

La parte difícil de este obstáculo es mantener a tu perro quieto. La mayoría de los perros están ansiosos por pasar a otro obstáculo. Aquí es donde entra tu entrenamiento inicial. Si has practicado comandos básicos antes de comenzar el entrenamiento de agilidad, tu perro estará preparado.

Si tu perro tiene problemas, comienza con algo pequeño. Haz que se quede contando uno y luego ofrece un premio. Aumenta gradualmente la cantidad de tiempo de la pose. Una vez que pueda permanecer durante 5 segundos o más, practica con muchas distracciones para imitar la experiencia en una prueba de agility.

Entrenamiento completo con secuencia

Una vez que tu perro haya dominado todos los obstáculos, es hora de ponerlo todo junto. Esto se llama secuenciación. Es tu trabajo hacerle saber a tu perro el orden en que debe acercarse a los obstáculos.

Comienza uniendo dos obstáculos, como un salto y el túnel. Primero, dale a tu perro la orden "hop". Luego, antes de que toque el suelo del otro lado, di "túnel" a medida que avanza hacia el túnel.

El tiempo es importante con la secuencia. Si esperas demasiado tiempo para dar la orden para el próximo obstáculo, tu perro puede tomar la decisión por sí mismo, y puede que no sea la correcta. En realidad, ahora comienza en entrenamiento duro para ti, ya que tu lenguaje corporal también va a ser esencial para la perfecta coordinación con tu perro.

Una vez que tu perro se haya acostumbrado a hacer dos obstáculos seguidos, puedes agregar otro, y así sucesivamente, hasta que pueda completar una pista completa. Una vez que pueda hacerlo con éxito, estaréis listo para competir.