AT-HOME PET EUTANASIA

Bob, una mezcla de Maine Coon, nunca le gustó el viaje al veterinario. Mientras que el gato ronca placentemente a través del examen del veterinario, lanzó un ajuste y lloró durante el viaje allí.

"Montando en un automóvil lo hizo un estresado terriblemente", dice el propietario, Sandy Volkman de Lakeville, Minn.

Cuando Bob entró en la insuficiencia renal a los 18 años, Volkman no podía comprometerlo a conducirlo para que se dejara a través de sus lágrimas y sus gritos. Su veterinario recomendó Minnesota Mascotas, un servicio de eutanasia móvil a base de ciudades gemelas.

En octubre de 2010, el propietario Rebecca McComas, DVM, puso a Bob fuera de su miseria en su manta favorita en la sala de estar.

"Fue tan tranquilo", dice Volkman. "Nunca tuvo que abandonar su casa y su entorno familiar. Lo pidimos en el sofá entre nosotros y lo acomodé y le dio la inyección ".

En estos días, hay un número creciente de servicios disponibles para eutanizar a su mascota en su hogar. Algunos veterinarios dicen que es menos estresante permitir que una mascota pase más silenciosamente y pacíficamente en entornos familiares.

La eutanasia en casa no es para todos. Puede ser difícil programar. Recordatorios constantes de dónde murieron su mascota puede ser molesto. Y las cosas pueden salir mal que puedan ser mejor tratadas en la oficina de su veterinario.

  • Costo. AT-Home Pet Eutanasia puede ser más caro. Además de la tarifa habitual de la eutanasia, Stanek cobra $ 30 a $ 60 más para viajar hasta 20 millas de su hospital.
  • Other Posts

    Pet Care Image

    5 Crazy Things Dogs Do When Left Alone At Home

    Est pellentesque elit ullamcorper dignissim cras tincidunt lobortis feugiat vivamus.

    Pet Care Image

    Your Dog Desperately Needs From You

    Amet porttitor eget dolor morbi non arcu risus quis varius sodales ut etiam sit amet

    Pet Care Image

    Top Cat Foods to Consider If You Are a First Time Owner

    Vel eros donec ac odio tempor orci dapibus ultrices. Arcu felis bibendum ut tristique et egestas quis