La gingivitis en perros


La gingivitis se presenta de forma común en todos los animales que consumen carne. Es un trastorno dental relacionado con la mala higiene bucal y origina un motivo de consultas en veterinarios. 

Tu perro, como animal omnívoro, está expuesto a padecer gingivitis. Las consecuencias de la gingivitis en perros pueden llegar a ser terribles si no es tratada a tiempo, por lo que conocer sus síntomas y tratamientos serán indispensables para tratar la inflamación e incluso prevenirla. 

Nuestra obligación es la de preocuparnos por la salud de los miembros de nuestra familia, sobre todo cuando se trata de aquellos que no pueden expresarnos con palabras qué y dónde les duele, de modo que sigue leyendo para conocer todo sobre la gingivitis en perritos.

Causas de la gingivitis en perros

Los perros pueden desarrollar gingivitis a causa de la acumulación de sarro y placa dental, como resultado de una deficiente higiene bucal, favoreciendo la formación de bacterias, entre ellas, estreptococos y actinomyces. Éstas son bacterias presentes en la saliva del perro que provocan la formación de una película de color naranja en sus dientes. Sin cepillar, esta película se vuelve cada vez más espesa y favorece la formación de placas de polisacáridos y glicoproteínas. Que son gérmenes bacterianos que segregan toxinas provocando irritación en las encías del perro y por tanto gingivitis.

El sarro y la placa pueden desencadenar problemas de gingivitis en nuestros amigos peludos
El sarro y la placa pueden desencadenar problemas de gingivitis en nuestros amigos peludos

Cuando la placa dental sufre el proceso de mineralización, la formación de sarro se acumula en los dientes y también desarrolla un proceso inflamatorio en el tejido de las encías del perro. Para erradicar este problema, es importante seguir una dieta sana en tu mascota, sobre todo si es pequeño. De hecho, los perros de razas pequeñas están más expuestos que otros, con un agravamiento tal, que puede resultar en la formación de estomatitis ulcerosa, así como insuficiencia renal aguda.

Cuando la gingivitis no se trata con prontitud en perros, puede ocasionar complicaciones en la salud del animal, por lo que es mejor tratar el problema desde el principio, cuidando la higiene bucal de tu mascota.

Síntomas de la gingivitis

Lamentablemente, los síntomas no siempre son visibles al momento de su formación, por lo que es fundamental comprobar periódicamente el estado de la boca del perro y así verificar que no existe ninguna anomalía o modificación. 

Cuando el animal está afectado por gingivitis, el primer signo reconocible es la hinchazón de la encía que se ve enrojecida. Es el síntoma de la hiperplasia gingival que posteriormente provoca un aumento de la inflamación y sangrado. Incluso si vemos que el perro no ladra es porque siente dolor, lo que también puede explicar por qué el animal se niega a comer. Si ya has observado que no se acerca a su plato de comida, puedes encontrarte ante otro indicio de gingivitis. En cualquier caso, un cambio brusco en el comportamiento de tu perrito siempre significa que algo no anda bien.

Si notas que tu perro está muy triste o agresivo, muestra salivación excesiva, se rasca la mandíbula, se niega a comer y empieza a perder peso, es probable que tu mascota esté afectada por una infección bacteriana o gingivitis.

Observar a menudo los dientes y encías de tu perro te ayudará a detectar de forma precoz la gingivitis
Observar a menudo los dientes y encías de tu perro te ayudará a detectar de forma precoz la gingivitis

En este punto, si la gingivitis aún no se trata, es posible que observes la formación de un absceso dental con presencia de sangre y pus. La encía enferma del perro es una zona muy favorable para la proliferación bacteriana, y es la causa del mal aliento en los animales.

Estos son los principales síntomas de una emergencia bucal que debe tratarse rápidamente o los dientes de tu perro se pudrirán, así como la propagación de bacterias por todo su cuerpo.

Remedios para la gingivitis en perros

Reconocer los primeros síntomas de la gingivitis es absolutamente esencial para la salud de tu mascota. Cuanto antes se detecte la gingivitis, menor será el riesgo de complicaciones. Se recomienda que lleves a tu perro directamente al veterinario para que realice un examen más completo de su cavidad bucal.

En perros de razas pequeñas, la gingivitis puede ser más devastadora que en los de mayor tamaño
En perros de razas pequeñas, la gingivitis puede ser más devastadora que en los de mayor tamaño

Dependiendo de la gravedad de la gingivitis, puede prescribir un tratamiento antibiótico que permita la eliminación de todas las bacterias que estén entre sus dientes. También, puedes recurrir a soluciones de tratamiento higiénico, como lo es el cepillado habitual de sus dientes, usar dentífrico para perros o productos antiplaca que funcionarán de forma eficaz, puedes incluir el uso de palillos para limpiar sus dientes de los restos de comida. Consulta al veterinario para una dieta que les permita reducir la producción de placa.

No olvides que la gingivitis en perros es principalmente un problema de higiene bucal que ocasiona el desarrollo de sarro y placa dental. Aunque las complicaciones puedan ser graves, con muy sencillas medidas de higiene puedes prevenir la aparición de gingivitis en tu perro. Al usar productos adecuados como palillos y accesorios para masticar(croquetas), reduces en gran medida el riesgo de que tu perro contraiga gingivitis.